miércoles, 30 de marzo de 2022

Poema en revista y poema final

 



Dos cositas rápidas: Han publicado un poema mío en la revista Alborismos,
pinchar en la imagen...



Segunda cosita, el poema que sigue pertenece al primer poemario, creo que
no lo he subido por aquí, es un poema a modo de final alternativo, como soy
muy seriéfilo, me encantan hacer estas cosas.



Epilogo 2

final alternativo









Más bello que el otoño
llegué a su casa
un charco de versos había empozado
el felpudo en la puerta
eran mis versos que habían aguantado
un largo viaje
hasta que
               rompió en aguas
                                         toda esa agonía
rebalsando todos mis bolsillos
como una cascada de flores
cayendo
              en un manantial.
 
Llamé al timbre goteando
                                        palabras,
frases que había ensayado
con gran sabiduría desde el principio
desde
el último beso cuando todo empezó:
odio la ansiedad que me provoca
pensar en todo este tiempo sin ti
es tan real el mundo cuando el amor
se envanece
ni siquiera la pobreza es tan cruel
si el amor yace como el canto
de pequeños gorrioncillos
junto a una barra de pan
para toda la semana.
 
Nadie sale, vuelvo a llamar
mientras
empiezo a sacudir
las últimas gotas/ vocablos
agarrándose impetuosas
                                     en mi corazón.
Despojar a veces
aquello que no quiere distanciarse
no es tarea fácil
y eso es así cuando el cariño
es un madero bien robusto
imposible de tallar
incluso para el mejor ebanista.
 
Por fin
             abren
¡Javier! exclama ella
qué haces desnudo
(había perdido todos mis poemas
en el camino)
Ella corrió en busca de una toalla
cuando volvió
                       abracé (la toalla)
y entramos
en ese momento empecé
a tiritar
           no por el frío
simplemente por la situación:
cómo le explico
después de un año
que aún
             no puedo
                            vivir sin ella.
 
No dije nada
y en un ataque de pavor
salgo rápidamente de su casa
recojo del felpudo
algunos versos
y como una novia
arrepentida en el altar
empiezo a correr
sin rumbo
eso sí
con mucho cuidado
no quiero perder
                          de mi larga cabellera
el velo
           de mi tristeza.



JML

jueves, 17 de marzo de 2022

Poema para ser leído en voz alta


 


Perdonar el desorden en subir los poemas.


Tercera:

 

Salimos de la habitación
llenos de calma y flores
desesperadamente frescas                           
como un matrimonio joven
que ha pasado toda la noche
                                            haciendo el amor.
 
Tú, habías impregnado antes
ese lindo rostro de crema hidratante.
En cierto modo y,
desde mi humilde horizonte
la belleza de tu piel
sólo es comparable
a un autorretrato de Berthe Morisot.
 
Le doy un beso
y acaricio en una maniobra
lentísima, sus mejillas,
¿hoy no usas maquillaje?
inquiero ingenuamente
no, además
bajamos a desayunar
y luego regresamos a la cama,
me dice con voz dulce.
Ahora su rostro
posee unas leves pinceladas
de lujuria.
 
A veces pienso que la vida
debe ser así
es decir
desayunar tan intensamente
como lo hace algún animal
antes de hibernar
y luego pasar
todo el día en la cama.
 
Al mismo tiempo
el amor
es amar en tu cuerpo
todas las posturas
locamente ingeniosas
y beber
            después
llenos de silencio
cada verso en tus labios.
 
Salimos rumbo al ascensor
un pasillo amplísimo
                                 dibuja nuestros pasos
de pronto
                cambio el ritmo
y dejo que avances
ahora puedo ver
                           como tus nalgas
se balancean dulcemente
tras los leggins ajustados.
 
Tienes un culo firme
como
los peldaños de una tormenta
arrastrando
                  todo a su paso.
 
Llegamos a la puerta del ascensor
y en seguida
das al botón de llamada
espera, doy un suspiro opulento
tengo una idea
volvemos
y vuelvo a contemplar
tus caderas
ligeramente enfurecidas
como orquídeas
                          dentro de un florero.
 
Te pido que te cambies de ropa
sonríes levemente
y, sin perder tiempo
estamos de vuelta en la puerta
acechando entre las rendijas
la luz del ascensor
llega y entramos
el hotel tiene ocho plantas
tiempo suficiente
para penetrar tu pubis
                                   extendido
como un mantel
en una noche de San Valentín.
 
Estas nerviosa
pero
no dejas de separar las piernas
eres
una fruta que empieza a gotear dulcemente
y yo
un poeta
que ha venido a hundir
el dulzor de tu vulva en mi lengua.
 
Me pongo de rodillas
meto mi cabeza debajo de tu falta
y te sugiero
que estes atenta al panel del ascensor
muerdo tus muslos
hasta sentir el calor de tus vellos
                                                   erizarse
quiero ser el primero en desflorar
tus labios
y percibir por primera vez
como eyaculas en un lugar público.
 
¡No!
No qué, protesto aún debajo de su falda
¿quieres que eyacule aquí?
Sí, le digo, sin dejar de mordisquear
sus gruesos labios rosados.
Mejor un orgasmo rápido, suspira
y te prometo
que en la cama me verás eyacular
trato hecho, dije…
salimos del ascensor
abrazados
                y expuestos
                                    al amor.

 


JML

jueves, 24 de febrero de 2022

Una nueva reseña de mi novela: Detrás de las Flores

 



Gracias eternas al blog: El baúl desastre de Anais
Esta personita, como dice ella, es una crack
posee una amabilidad única y una bondad sin límite.


No dejéis de visitar su blog, pinchar en la imagen o AQUI  


Un beso a todos.