viernes, 18 de septiembre de 2020

Debería usar el ser humano un espesante en su masa encefálica quizá así su pensamiento no hiciera aguas por cada cosa que hace o dice.


 


Es difícil tener limpia la conciencia

además

el hombre posee siempre

una multitudinaria torpeza

cuando

             pretende

impulsar una vanidosa reflexión

de su memoria.

Pero

es tan irreconciliable pensar

que el hombre es un buen ejemplo

de humanidad

y no hablo de una inhóspita mansedumbre

es la decadencia en su estado más irrisorio.

 

Se confunde la necedad con necesidad

y eso

es algo

que añade abundancia

al ya de por sí torrencial diluvio

que posee la ideología del hombre.

 

Persuadir la conciencia

de alguien perdido en una incongruencia

no es rendirse a un tormento

capaz de anegar las palabras más hermosas

es caer en una emboscada llena de misivas

por los cuatro flancos.

 

El hombre posee una morosidad

en su discernimiento muy entendible

pues no da más de sí

es casi una omisión

y me veo arrastrado a ello

lentamente

como arenas movedizas en pleno asfalto.

 

Debería usar el ser humano

un espesante en su masa encefálica

quizá así su pensamiento

no hiciera aguas

por cada cosa que hace o dice,

esa es la realidad

simple

escurridiza sólo a ojos

de alguien capaz de recitar una plegaria

llena de metáforas caudalosas.

 

Parece que quisiera poner en un altar

mi evidente falta de sociabilidad

y vivir en una egolatría perenne

encerrado en un mundo tétrico

pero luminoso

en mi calenturienta imaginación.

 

Claro, eso es lo que quiero

ese es mi deseo más espiritualmente inefable

y en esa noble desmesura

mi corazón es un personaje de ficción

asomado al borde de un acantilado

sin perder la rectitud de soñar.

 

Recuerdo una palabra tuya

que no logro borrar de mi mente

no sé cuál es el motivo

pero yace siempre ahí

y aparece en todas las versiones

cuando me la decías

en cada tono, cadencia, acentuación

y es curioso la proporcionalidad

frente a otras palabras tuyas habituales

me sorprende esa impetuosa

manifestación de los recuerdos.

 

Vivir del recuerdo es una pésima

destrucción del corazón

quizá a la altura del hígado

cuando el alcohol ejerce su crueldad

pero

a veces es inevitable vivir en el pasado

o recurrir a él

a nuestro antojo

a nuestra conveniencia

y sacar un provecho distinto al dolor

quizá poético, no sé.

 

Me pregunto si se puede amar

aun sabiendo que nuestra conciencia

no admite testigos. 


JML 



lunes, 13 de julio de 2020

Quedar encerrado en un sentimiento es un error que pocos logran evitar, ni siquiera el hombre más infame puede denunciar ante otro corazón que el amor que recibió fue el más puro, en consecuencia, el que más largamente le hizo feliz.





1


Hace días
que mi vida
ha perdido
extraordinariamente
la importancia
metafórica
de la razón
es decir
soy una persona prudente
sin embargo
sistemáticamente
he cambiado todos mis hábitos
o quizá he desaprendido
todo aquello que me habían enseñado
con rigurosa constancia.

Aceptar que mi vida es otra
es algo que me llena de soberbia
y atribuye una carga extra
a la maravillosa teatralidad
de un escenario bellamente
improvisado
es así de irresistiblemente
sublime mi nueva personalidad
no hay incertidumbre
si bien
poseo una ideología
incongruente, inconexa
pero a su vez
llena de una plasticidad
incuestionable.

Históricamente
mi vida tenía sólo una hermosa
esclavitud
una distribución perfecta
y transparente
es decir
todo lo que debía hacer
estaba bien trazado
y pobre de mí
si desvariaba
podía terminar en el fondo de un pozo
y cubierto de hojas inicialmente
frondosas
pero
con el paso del tiempo
sentiría como ajaban
todo lo que hay a su lado.


2


Durante estos últimos meses
he revisado
todos los cables de mi casa
lavadora, radios, alargadores,
lavavajilla, calentador,
ordenador… todo
no quiero que tengan
algún problema de circulación
todos han quedado bien extendidos
incluso les he pasado un paño húmedo
ahora lucen, sin duda
libres, exentos
audaces
como yo ahora después
de escalar aquel pozo
y escapar de una marchitez
inevitable.

Quedar encerrado en un sentimiento
es un error que pocos logran evitar
ni siquiera el hombre más infame
puede denunciar ante otro corazón
que el amor que recibió
fue el más puro, en consecuencia
el que más largamente le hizo feliz
esa es la verdad
como una lluvia que no ha perdido
la memoria.

Algunos pueden pensar
que sigo hundido en ese pozo
y que mis dedos no escriben
es mi soledad
convencida de que no hay escapatoria
se equivocan
ayer mismo
tuve una vulva entre mis manos
y penetré todos mis dedos
de uno en uno
(no me dejó todos a la vez)
y bebí después
la incansable sabiduría
de un orgasmo.


3


El 8 de julio fue mi cumpleaños
tengo por costumbre
escribir un poema ese mismo día
por motivos que no vienen al caso
no se dio
eso sí
he celebrado cuatro días
con gran entusiasmo
un año más de vida
entre amigos, familiares
y reencuentros entrañables.

Hoy día 13
me he tomado el día libre
quería escribir, descansar
recordar unánimemente
cada momento
expresar que uno puede ser feliz
y tener el corazón
lleno de una subrepticia irrealidad
además
cada día fue un día repleto
de grandes emociones
aunque debo confesar
que ya no estoy para muchos trotes
eso sí
tuve dos pequeñas decepciones
había pasado la noche con dos chicas
(en días distintos, no sean mal pensados)
y creí al menos que una de ellas vendría
algún día de la celebración
nada
luego me dijeron que habían regresado
con sus respectivos maridos
(por cierto, que fea es esa palabreja: marido)


4


La verdad,
no me extraña
y no es la primera vez que me pasa
mejor volver con lo malo conocido
que estar con lo malo por conocer
y esta observación no me ofende
la vida es así
hay personas que son dignas
para según qué cosas
por ejemplo
hay reclusos que son dignos
de estar en una cárcel.

Filosofar sobre el sexo
es caer en una ideología
ficticia, utópica, banal
si hay deseo y un sinnúmero
de posturas por descubrir
dos personas van a copular
con una bella animalidad
y les quedarán secuelas
ardientemente imborrables.

Esa es la verdad
aunque Aristóteles decía:
“No basta con decir solamente la verdad
conviene decir también
la causa de la falsedad”
Bueno, dejaré esto para los teóricos.

En todo caso
beber un orgasmo
es estar lo más cerca
de la poesía
incluso ni el poeta lo está tanto
de su poema.


5


Escribir un poema
es jurar en cada verso
la promesa de vivir
no importa si desventurado
o asediado por un ejército
tampoco si hemos sido
desvalijados emocionalmente
el amor
y gracias a algún dios
no puede ser manipulado
por el hombre.

Ojalá este mundo se consuma
y en ese espectáculo aterrador
una nueva luz empiece a brillar
y en esa espontaneidad
la vida misma sea el principio
de una realidad sin el libre albedrío
de nuestra especie.

Decía el enigmático Montesquieu
“Que nuestra vida aumenta cuando podemos
ponerla en la memoria de los demás:
es una nueva vida que adquirimos
y nos resulta preciosa”  

¿Me pregunto qué tan inconmensurable
es el amor de alguien que se ha ido?






JML