miércoles, 16 de noviembre de 2022

Este poema se autodestruirá en pocos días...


 

11

 
 
Si alguien
alguna vez me pidiera
cambiar toda mi vida
por
empezar de nuevo
sabiendo qué
dentro de 20 años
nuestra historia terminará igual
no titubearía en vivir
nuevamente esa experiencia
pues
toda experiencia nunca es un fracaso
siempre se aprende algo
y yo quiero aprender de nuevo
a devorar la vida del amor
como un florero repleto de azucenas
en cada espejuelo del amanecer.
 
¡Y vivir!
             en un día
todos los días del año
y sentir como ese corazón vuelve
de una luz muy dulce
y briosa en esa dulzura (perdonen la redundancia)
además
cada pensamiento es poseer
más conciencia de aquello
que hemos ganado a pulso
sin construir extraños argumentos.
 
La nitidez sólo obra
en quienes
han caminado estrechándose
en un mismo cuerpo
esa dulcísima energía de amarse
como flores
que han sobrellevado año tras año
durísimos inviernos.
 
Sé que cada recuerdo
trae una cierta llovizna de honradez
y a veces pienso
que no puedo seguir así
llorar encima de una tumba
                                            vacía
envanece la infatigable verdad de nuestro amor
lo sé
y sé que una verdad es más fiel
incluso
que el mejor amigo del hombre.
 
Este mundo es un pálido violoncello
agitándose como una caricia
en una tarde perdida frente al mar
y es en esa locura
cuando vuelvo a recordar (nuestro amor)
y mi mente se convierte en un acantilado
en un resplandor en busca de silencio
en una terraza aterciopelada de ascuas.
 
Mi mundo es este verso a punto
de enrojecer mis ojos
como el llanto de alguien
que has amado tanto
y que te ha amado
                             quizá
con la misma bondad
que un mantel sobre una mesa
llena de flores.
 
Ojalá este dolor del olvido
tenga lentamente un suave recuerdo
y logre eternizarse
como un bulevar en la memoria de la gente
y que nada sea más apacible
que pasear
con lentísimos pasos
el placer de toda una vida.
 
Y ahí yo también quiero pasear
y no importa si la gente me señala
o chismorrea.
Ya lo dijo Molière hace más
de 300 años:
“Esforcémonos en vivir con decencia
y dejemos a los murmuradores
que digan lo que les plazca”
 
Quiero vivir así
sólo en mis oídos
música de Vivaldi
o Tchaikovsky
o Schubert
y danzar solitario
en este amor
como dalias
que llamean
en mis propias manos.



JML



ML

12 comentarios:

  1. Ese deseo está en nuestra mano, depende de nosotros. Precioso Javier. Feliz jueves. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy, pero muy bueno Javier. Me encantó. La vida es para vivirla y ser lo más felices que podamos.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Un poema para deleitarse en un día de lluvia como lo es hoy aquí...

    Ese final en la soledad con una buena música, veo ten gustan los clásicos, eres de los míos, aunque nos guste todo... es lo que acompaña a mis poemas... y en mi camino siempre en mi vida.

    "Quiero vivir así
    sólo en mis oídos
    música de Vivaldi
    o Tchaikovsky
    o Schubert
    y danzar solitario
    en este amor
    como dalias
    que llamean
    en mis propias manos."

    Suspiros.... bellísimo.

    Besos abrazos y un bonito finde te deseo.

    ResponderEliminar
  4. Oh Javi!
    que hermosa poesia, tan romantica que
    pone al limite las emociones. Es nostalgica, y tiene sabor a Amor. Preciosa, me encanto!
    Te mando un beso!

    ResponderEliminar
  5. Yo solo te pido que este mensaje no se autodestruya porque es un poema precioso. Menuda forma tienes de hacer metáforas de la vida y hacer vida de las metáforas. Besos :D

    ResponderEliminar
  6. Siempre al límite, Javier, al límite de ese acantilado donde se precipita tu mente de poeta enamorado, donde el recuerdo se enreda con el dolor de la pérdida y el miedo al olvido.

    No hay nada tan intenso como creer o saber con certeza que has amado más allá de ti mismo.

    No, tampoco elegiría vivir de otra manera si volviera a nacer, prefiero las luces y las sombras a una luz anodina de flourescente. La incertidumbre a la calma chicha.

    Un poema arrollador y hermoso, Javier, abrazo,

    ResponderEliminar
  7. He tratado de comentarle en su otro blog pero tiene virus no me deja entrar saludos

    ResponderEliminar
  8. Tu poema se despereza entre la reflexión más intimista y el romanticismo más puro. La experiencia y el amor... solo hay que vivirlo todo.

    Mil besitos y mi cariño, amigo Javier.

    ResponderEliminar
  9. Ha sido un placer leer tan hermoso poema Javier. Gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Le esperienze, brutte o belle che siano ci insegnano sempre molto, credo nell'onestà del nostro percorso che ci ha portato fin qui, in quello che siamo oggi. L'amore è il faro che ci guida e sovrasta ogni cosa. Una bellissima poesia Javier, ti lascio il mio abbraccio

    ResponderEliminar