miércoles, 21 de septiembre de 2022

Tantas horas de sueño y tanta anarquía en este poema, ojalá nuestro olvido sea tan infatigable, muera quien muera primero.

 



Amanece
y un fresquísimo floripondio
se cuela por los visillos,
baja al suelo dulcemente
y sube en la cama
como una serpiente
en busca de un deseo prohibido.
 
Duermes…
eres tan bella
como un pozo de los deseos
en medio de una plazuela
y,
curiosos de todo el mundo
lanzan monedas
desde
sus rostros enternecidos.
 
El sonido del agua en tu cuerpo
posee la nostalgia
de las flores en el fondo
y esa forma del agua
es tu corazón
salvajemente lúcido
cuando abres los ojos
y el mundo cambia,
ahora es un sitio mejor.
 
Tu cuerpo
ahora desnudo
sin las sábanas
parece
un florero rosáceo
salpicando
suavísimos olores,
fragancias qué
desesperadamente guardo
en mis labios
como el capellán
guarda en un cáliz
                            los pecados.
 
Despertar y beber mi soledad
mientras
tu piel otoñal
enlaza nuestra vida en dorados
imperdibles
es adorar
que aún dormida
puedes sujetar nuestro amor
y amar
a pesar
de toda esta pesadumbre
que acecha al mundo.
 
Cuanta bondad llamea
en tu alma serena
ojalá
tuvieras tanta luz
para iluminar
este mundo en tinieblas
quizá la tengas
pero
no te quiero perder
en la podredumbre del ser humano.
 
Aún duermes
y te persigo en sueños
en tus sueños
junto a Mozart
y a un pétalo de orquídea
misteriosamente
parecido a tu clítoris
es igual de sedoso
                             y dulce
como un albaricoque en almíbar.
 
Tu cabello dormido
ondea
impidiéndome acariciar ese cuello
pequeño
como una lampara
en una mesita de noche.
Tienes el sueño tan profundo
parece el pozo
de aquella plazuela
triste y alegre
en todos los sentidos
y lluvioso en los días sin lluvia.
 
Ahora
apoyo mis dedos en tu vientre
tengo esa mala costumbre
es una forma muy absurda
de comprobar
                       si respiras.
Nadie sabe
cuando alguien duerme
qué puede pasar
podemos caer de un quinto piso
o perder el equilibrio
en un puente colgante
¿y si eso está a punto de suceder?
mejor la despierto.
 
Mejor no
puedo expandir
otros horizontes sin ella
abrir, por ejemplo
la velux en un ángulo de 90º
y contemplar
la espiritual melancolía
de un cielo sin ti
sin esa elocuente aureola
que humedece
                       nuestra vida.
 
Sigues dormida
y tu cuerpo no se metamorfosea
es un lienzo haciendo disquisiciones
como tus muslos
cuando acaricio
hasta perderme furiosamente
en la yerba de tus vellos.
 
Tantas horas de sueño
y tanta anarquía en este poema
ojalá
nuestro olvido
sea tan infatigable
muera
quien muera primero.



JML


6 comentarios:

  1. Se observan tantas cosas cuando el ser amado duerme. Se alimenta la poesía de metáforas y de resquicios literarios...A veces inquieta otras, provoca, pero nunca aburre.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Cuanta pasión has puesto en tu poema.Saludos

    ResponderEliminar
  3. Que poesia tan preciosa Javier!! Me transmitis por momentos mucha ternura, dulzura y mucha pasion. Ver dormir a la persona que amamos, es uno de los momentos mas increibles.....
    Me hiciste recordar estos versos
    "Que mágico es dormir
    Al borde de tu cuerpo
    Saber que estás ahí
    Dibujándome los sueños
    Y al despertar morir
    Rendido a tu belleza
    Llorar hasta reír
    Burlando la tristeza"
    "Tu y Yo" de RM.

    Te mando un beso enorme!!

    ResponderEliminar
  4. Este poema es un pozo lleno de sentimientos, al que tiras la moneda y te vuelve rebotada con versos preciosos. Un abazo.

    ResponderEliminar
  5. Contemplar durmiendo al ser amado es lo que tiene... se disparan las musas en fuegos artificiales.
    Un beso

    ResponderEliminar