sábado, 19 de octubre de 2019

¿Qué locura es, hundirnos en el fango si aún estamos llenos de vida?







La vida es angustia en mi mente
                                                   sin embargo
mi pensamiento es un riachuelo
que no pierde su cauce
                                   en este mundo 
                                                         tan adorable y pestilente
tan injusto, amargo
                                y henchido de una lucidez irreal.
Me pregunto
cuando se perdió el sentido
cuando, pudiendo hacer las cosas bien
hemos humillado nuestra propia moral.
Enciendo la radio
y más de lo mismo
un atardecer perdido en la violencia
un dolor que se cuela por las pupilas
y dilata lo más profundo de nuestras entrañas
¿Qué locura es, hundirnos en el fango
si aún estamos llenos de vida?

Vuelvo a la cama
y te doy un beso con tanta delicadeza
que mi cuerpo parece una flor en tus labios.
Sigues dormida
ahora es cuando las palabras sobran
y te observo
eres una partitura de Mozart
                                             humectante
bella como un piano
                                de violetas.

Así es mi vida año tras año
y no quiero perder la memoria
cuando este mundo
sea un lugar desesperado
y el menos saludable de esta vida.
No sé si es mi culpa
o la tuya o de ambos
                                 no te preocupes
yo te absuelvo
y ahora necesito montarme en ti
y huir en silencio 
sin promesas
sólo, tu cuerpo y el mío
y esta lluvia que nos empapa
                                             lentamente.

Vuelvo a encender la radio
no lo puedo evitar
duermes profundamente
busco una sinfonía de Bach
                                            no hay
sólo el horrible pesar
en la voz de un locutor.
Que difícil y mezquino
es comprender una palabra
que busca arrugarse en nuestro corazón.
¿Qué hago?
no dormir es dejar de soñar contigo
es heredar oscuridad
es perder el otoño con sus bellas
hojas marchitas
es y termino, fracasar en las tenazas
de un duro invierno.

Me aferro a ti
detrás de tu espalda
un abrazo tuyo es un buen antídoto
si no quiero perder este verso
cuando despiertes
y te baje las braguitas
                                 sin cruzar palabra alguna,
no hablar también es un buen síntoma
de nuestra aptitud.
Amanece
no he dormido nada y tú
te empiezas a mover
como una dulce fiera adormilada
entonces penetro tu cuerpo
como un hombre
que ha tallado la soledad toda la noche.

Terminamos de copular
sin demasiada prisa
un orgasmo tuyo y otro mío
                                           en partes iguales
ahora acaricio tus pechos
para recuperar las pulsaciones
de mi corazón
tú también me acaricias.
Vivimos en un mundo triste
                                            pienso 
y sin caer en la rutina
te levantas, vas al baño
y tu culo hermoso
se pierde bajo mis ojos
ahora giro la mirada hacia la radio
vuelves enseguida
                            menos mal
quieres seguir durmiendo
y te abrigas en mi pecho
                                     como un gorrioncillo
                                                                      tendido en su nido.




JML

10 comentarios:

  1. Que encantamiento disfrutar de un amor así.
    Que rutina más bella y apetitosa, para alimentar el deseo, de vivir aún en el fango que nos rodea.
    Feliz viernes Javier.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me encanta. NO puedo decir más que me encanta, y que con cada verso sentía esa sensación de algo tan hermoso que te llena por dentro. Qué preciosidad de poemas y de sentimientos.
    Besos :D

    ResponderEliminar
  3. Noto mucha ternura en tus versos.Saludos

    ResponderEliminar
  4. Tu poesía floreciente, se abre al mundo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. La locura de vivir..... el amor....Un poema precioso Javier. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Tus intensos versos dan respuesta al título de tan precioso poema.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Belleza, nostalgia y erotismo repartido a partes iguales.
    Buena manera de vivir a pesar de que el mundo siga girando del revés.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. He disfrutado de tu vigilia, de las reflexiones mezclándose con el deseo, la ternura, la pasión y ¿la incertidumbre?...

    Tu poema es una mezcla de sensaciones que me transmite las vueltas que damos en las noches de insomnio (y no hablo de vueltas en la cama precisamente). Y, por si fuera poco, con final feliz

    Gracias por traerme hasta aquí

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Descriptivo, tierno, sexy...Hermoso poema.

    La vida es también lo que va sucediendo sin nuestro control...

    La violencia de estos últimos días, es más violencia dependiendo de las intenciones de quien lo narre.

    Hay partidismo en mostrar sólo a los violentos no a los que gritan "somos gente de Paz", que son muchísimos más, y sólo están tristes, enfadados y hasta abandonados por sus propios gobernantes.

    No perdamos la equidad, 13 años, 9 años de cárcel son muchos años, se los podía inhabilitar para ejercer cargos públicos, y una multa, como mucho.

    Esto se les ha ido de las manos a ambos bandos.

    También estoy triste y sí comprendo lo que ocurre, Javier, soy una madrileña que he vivido 36 años en Cataluña y siempre me he sentido querida y aceptada.


    Aunque no sean buenos tiempos para la lírica... seguimos teniendo poetas enamorados capaces de dejar esa realidad aparte para perderse entre el amor y el deseo y luego contarlo.

    Mi patria, aparte del mar, es la gente que amo, y allí no hay banderas ni fronteras ni partidismos.

    Un beso, poeta

    ResponderEliminar